La Energía Humana: a manera de introducción al Pensamiento OrgaQizacional

Freddy CG

Freddy R. Hernández

Venezuela

Experiencia profesional de 42 años en el ámbito privado. Estudios de especialización y doctorado. Consultor Gerencial. Expresidente de la Federación de Colegios de Licenciados en Administración de Venezuela. Reconocimientos de universidades, gremios profesionales e instituciones culturales, sociales y deportivas. Director de Competencia Gerencial Capítulo Venezuela.

Introducción

Hablar de energía en el hombre no debe presuponer una distinción entre “el hombre” y “la energía”, en realidad todo cuanto ocurre en el ser humano es resultado de acciones e interacciones entre niveles de organización de la materia con distinta energía.

La palabra energía proviene del griego energón y significa, literalmente, “la que hace el trabajo”, “la que se mueve”. La ciencia moderna la define como la medida del movimiento y su efecto se conoce como “trabajo.

Cleses de energía

Se han descubierto cuatro tipos fundamentales de interacción en la naturaleza, que son también sinónimos de cuatro clases de “energías”, estas son: Gravitacional, Electromagnética, Nuclear fuerte y Nuclear débil.

Se puede decir que en el hombre se sobreponen las cuatro energías básicas descubiertas por la ciencia, aunque sin completarse aún la discriminación de sus respectivas funciones.

¿Y qué sucede con las energías fundamentales; se incorporan solamente a través de la alimentación o se comienzan a desarrollar en el organismo desde el instante de la fecundación?

Hasta el momento las explicaciones energéticas de los fenómenos vitales se restringen en su mayoría a procesos electromagnéticos; solo algunos científicos osados como Roger Penrose, (promotor junto a Hawkins de la teoría de los agujeros negros) e Isaac Asimov (bioquímico y famoso   escritor   de   ciencia   ficción)   se   han atrevido a postular el posible papel en los procesos psíquicos del resto de las interacciones o energías.

Una visión más integrada y pragmática de las energías humanas surgió en los sistemas de conocimiento del oriente antiguo. Estos modelos del universo se caracterizan por el lugar central que ocupa el hombre en el esquema de las energías universales.

Los antiguos sabios chinos nos hablan del “qi”, (pronunciado “chi”), que es traducido también por energía, y por algunos como “los alientos”. Este qi existe en el cosmos y en el ser humano, siendo responsable de funciones, tanto somáticas como del ámbito de lo psicológico.

Los diversos estados de movimiento que alcanzan las energías en su desenvolvimiento se conocen como Tattvas, ocurriendo en el hombre, así como en el universo. Estos regímenes vibratorios se nombran: Tierra, Agua, Fuego, Aíre y Éter. Todo un modelo más general compuesto por energías impulsoras o “emocionales” y energías “pensantes”, e “integradoras” del hombre al universo fue desarrollado por los estudiosos. El individuo consta en total de siete niveles de organización de las energías, con cinco subtipos básicos.

El modelo chino de los alientos resulta en general más metafórico y menos analítico. Aquí las energías exhiben una gradación desde las más activas (Yang) hasta las menos móviles (Yin). Describiéndose en general cinco  clases constituyentes del hombre:  Ming, la vida (el impulso vital); Po el espíritu oscuro (la mente discursiva); Shen el espíritu (las funciones superiores de la consciencia humana); Jing la esencia (el origen y soporte de toda existencia); y Qi el  aliento, traducido  habitualmente  como “energía”; es el que garantiza el funcionamiento somático.

Los modelos chino e indostánico nos presentan cinco tipos básicos de energía humana. Por ello no deja de llamar la atención el que la ciencia contemporánea refiera cuatro tipos básicos de energía; que se incrementan a cinco si se les adiciona el estado energético reinante antes del Big-Bang, que también se conoce en física como Energía Unificada o Gran Unificación.

¿Fue casualidad que los sabios de la antigüedad dispusieran su clasificación de las energías primarias sobre la base de cinco?

¿Fue el azar el que hizo que sean equivalentes las etapas de diferenciación de las energías reflejadas en las antiguas cosmogonías con las descubiertas por los cosmólogos de hoy en día armados de potentes radiotelescopios y computadoras?

¿Desempeñarán en realidad tan importantes papeles en nuestras vidas las cinco energías fundamentales?

Las respuestas podrán ser innumerables, las cinco energías se hacen sentir, están presentes en todas las manifestaciones de la naturaleza y en la acción y pasividad del ser humano.

Una respuesta podría estar dada por la conjugación de estudios ancestrales, corroborados por investigaciones actuales, y una ciencia relativamente joven, la administración.

La amalgama de estos dos elementos da origen a una nueva tendencia en el ámbito de las empresas, el denominado, por Ramiro Arteaga Requena, su creador, el Pensamiento OrgaQizacional.

(Fuente:  Orlando Sánchez Herera)

Freddy R. Hernández

Venezuela

Experiencia profesional de 42 años en el ámbito privado. Estudios de especialización y doctorado. Consultor Gerencial. Expresidente de la Federación de Colegios de Licenciados en Administración de Venezuela. Reconocimientos de universidades, gremios profesionales e instituciones culturales, sociales y deportivas. Director de Competencia Gerencial Capítulo Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *